¡¡PREMIOS!!

16 09 2011

Ha costado mucho decidir quiénes son los merecedores de los premios porque cada uno de vosotros dio algo bueno en muchos momentos a lo largo de la partida. La sensación general ha sido de indecisión total, a pesar de solucionar este asunto, no ha sido agradable rechazar a muchos finalistas.

Además de comunicar los premios, también es digna de mención toda la buena voluntad de los que nos habéis ayudado a lo largo de la creación de esta partida desde el principio hasta el último momento y de aquellos que nos habéis dado un voto de confianza asistiendo a nuestro humilde proyecto.

Esperamos veros de nuevo a todos en nuestro siguiente ReV, que por supuesto contará con una mejor coordinación y nuevas sorpresas.

Muchas Gracias a todos!!!

PREMIADOS:
Mejor Interpretación: Diego Alguacil
Mejor Disfraz: Blas Jesús Moreno
Héroe/Villano: Carlos Dainas
Jugador más Deportivo: Daniel Díaz

Los ganadores de los Premios podrán asistir sin coste alguno a nuestro siguiente evento, Diablo II: La Gran Plaga.

¡¡Un saludo y hasta la próxima!!





Postpartida

11 09 2011

Tras su muerte y regreso al averno, el demonio conocido como El Carnicero pudo comprobar que su estancia en los infiernos duraría poco, nadie reinaba allí. Un desgarro entre Santuario y los Salones de la Arcana Forja Infernal había permitido que los demonios camparan a sus anchas sobre el mundo de los humanos…

Tras atravesar aquel portal, El Carnicero se encontraba de nuevo en las opresivas celdas del subsuelo de la Catedral de Zakarum ante el Señor del Terror. Diablo había sido liberado y estaba impaciente por sembrar la desdicha sobre aquellos que le habían encarcelado durante más de dos siglos.

Adoptando la apariencia del Arzobispo Lazarus, el demonio fue a cumplir con los deseos de su amo. En Tristán todos creyeron que se trataba del auténtico Lazarus, y cuando éste exigió que le acompañaran a las catacumbas de la Catedral para rescatar al Príncipe Albrecht, nadie pensó que en realidad se trataba de un ardid.

El Capitán General Lachdanan y Jholner “Mano de Muerte” regresaron a Khanduras para derrocar al Rey Negro, su llegada a la capital no resultó como ellos habían esperado, pues Tristán estaba casi abandonado. Muy diferente fue el recibimiento en palacio. La tensión entre la Guardia Real y los recién llegados desató una escaramuza mortal. Lachdanan arrebató la vida al Rey Leoric que entre estertores maldijo a su verdugo a vagar como alma en pena sin encontrar la paz tras la muerte.

Vencidos los últimos defensores del Rey Loco, los héroes fueron informados que el pueblo había descendido a las catacumbas de la Catedral por orden del Arzobispo Lazarus para rescatar al Príncipe Albrecht. Ambos, Jholner y Lachdanan, decidieron ir tras ellos, pues temieron que alguna artimaña se estaba tramando ya que Lazarus fue ejecutado por prácticas heréticas en la frontera con Westmarch y resultaba imposible que se encontrara allí, era obvio que alguien había engañado a las buenas gentes de Tristán haciéndose pasar por el Arzobispo. Ninguno pudo imaginar que en aquella sagrada iglesia se encontraba la guarida de Diablo, el Señor del Terror…

En Duncraig, la capital de Westmarch, se celebraba la victoria sobre Khanduras con la coronación del nuevo Rey Edmyl de Westmarch y los esponsales con Gutrun de Dwinverne. Pronto se extendieron los rumores de que tanto Odenn como Edmyl eran hijos bastardos, cada vez con mayor rapidez creció la desconfianza entre los nobles, que poco tardaron en ofrecer su apoyo a aquel al que consideraban el legítimo heredero, y todo esto sucedía sin que nadie sospechara que una nueva oscuridad se estaba gestando en la corte…

Abriendo los ojos tras despertar empapado de febril sudor, el joven Wirt descubrió que Yaerius le había dado una nueva oportunidad, Pepin no pudo salvar su pierna, pero tras incansables horas de curas y con la ayuda de Deckard Cain y los hechiceros de los clanes Vizjerei, Zann Esu y Tann consiguió retener el alma del muchacho dentro de su frágil cuerpo.

Ni en toda una vida podría haber adivinado Wirt que los pensamientos de los allí reunidos se centraban en intentar predecir el curso del Armagedón, pues aún Azmodan persistía en su intento de alcanzar el monte Arreat y Andariel permanecía en Kehjistan con un oscuro propósito para Santuario…

Desesperado, el pueblo de Tristán lanzó una llamada de auxilio al mundo. A esta llamada respondieron las Amazonas del clan de las Arpías, los Asesinos de la orden del Ojo Ciego, los Hechiceros de la orden de los Vizjerei y por supuesto los Guerreros de Khanduras que quedaban de la guerra de Westmarch…

Pronto tendremos decididos los ganadores de los premios, mucha suerte a todos